lunes, 23 de septiembre de 2013

Noche dos: El colibrí.

“Quisieron tenerme allí encerrado, entre aquellas paredes de piedra, como un vulgar colibrí, pero nos olvidamos de algo: yo no era lo que ni ellos ni yo pensábamos.”

Muchos de nosotros pensamos que nuestro límite siempre está cerca, sin darnos cuenta de que no existen límites (si ignoramos los físicos como, por ejemplo, tener alas), sino baches.
Todos nosotros podemos escribir un libro, tener un cuerpo magnífico, una carrera (o varias), formar una familia, etc. Todo depende de lo que busquemos y nos haga felices al imaginar. 
Pero recuerda que no basta con imaginar. Hay que actuar.

Seguro que algunos pensaréis “¿Por qué viene este tío/muchacho/joven a darme la vara con algo obvio?”. Mi respuesta es porque, como dije unas líneas atrás, lo olvidamos.

¿Cuántas veces te has preguntado y has estado seguro de cuáles son tus virtudes?
Yo, durante casi 18 años, siempre tuve una búsqueda negativa. Buscaba errores y defectos, pero no virtudes.
Hoy, un año y pocos meses más tarde, puedo decir que los he encontrado y que, como todo, siguen cambiando y yo buscando.

Lo mejor es no tener reparo ninguno a la hora de hablar sobre ellas porque no estarías siendo arrogante (a menos que lo digas intentando sentirte superior o hacer quedar a los demás como necios o deficientes en “X” aspecto), sino sincero contigo mismo y con los demás. Lo que otros interpreten es cosa de ellos.

¿Que cuáles son las mías?

Mi mayor virtud es mi cerebro. Sin embargo, y como decía anteriormente, algunas veces no nos percatamos de lo que tenemos y no somos capaces de verlo hasta que ha pasado un tiempo.
Yo, antes de cumplir 18 años, pensaba que era casi deficiente intelectual o de inteligencia baja, pero… mira por dónde, la vida da muchas vueltas y descubrí (y afirmé el testimonio de una amiga) que no sólo no tenía déficit, sino que superaba ampliamente la media (hablando de CI para tomar una media).
¿He perdido muchos años académicos? Sí, pero he encontrado más de mí de lo que muchos paran a buscar.
¿Que me hubiese gustado aprender y descubrir esto antes? Por supuesto.

Dejando a un lado el tema de la inteligencia (dado que es un tema que me apasiona, pero que centrado en mí me provoca algo de controversia), también puedo decir que otra de mis cualidades también es (aunque a veces pueda ser una puñeta) la hipersensibilidad.
Supongo que ella (hablando como si fuese una persona) es la responsable de que sea supercariñoso y me encante obsequiar con gestos tiernos a las personas. Creo que, aunque es ambigua, la timidez puedo considerarla una virtud.
También es la culpable de algunos tropiezos y de que me haya vuelto cauto (quizás demasiado). 
Creo que no hace falta comentar nada más acerca de esta señorita y de cuál es el uso que le doy en mi vida diaria (pista: tinta, pluma y papel u ordenador).

Algo más que también puede ayudaros es aceptar los defectos, propios y/o ajenos, para saber valorarse correctamente y mejorar cada día.

Uno de mis mayores defectos es que confío rápidamente en alguien (ese “impulso” y mi cautela por la experiencia siempre están en eterno combate). 
Podemos añadir a la lista: timidez (dije que era ambigua), testarudez (aunque yo la llamaría “rebeldía” o “amante de la subjetividad”, pero bueno…) y varios “errores” más que tengo, que busco corregir y dejar en equilibrio.

Bueno, creo que, por esta noche, ya está.

P.D: Quizás os aburra un poco a algunos, pero quiero darme a conocer para que sepáis cómo soy, cómo me veo, de qué pie cojeo y de cuál no, etc. Busco que me sintáis cercano al leerme.
Eso de tener miles de seguidores, pero que el contacto sea frío y yermo… no es algo que me guste. Y menos cuando tengo la posibilidad de acercarme al escribir, ¿verdad?



Un abrazo lleno de olor a chimenea y cálidas llamas  para vosotros, pequeños.


Uriel

2 comentarios:

  1. con eso de pequeña, me haces sentir una niña, y eso no es esencialmente malo...
    si en algo sirve mi opinión lo que haces y como lo haces, es mas muestra de quien eres, que cualquier palabra que puedas decir, sin embargo, no muchos miran las cosas de esa forma...

    sigo pensando que tenemos muchas cosas en común ¿mala cosa? quien sabe... veremos con el tiempo no?.

    Un sutil beso.

    Tu amiga, Lily.

    ResponderEliminar
  2. Honestamente nunca me he puesto a reflexionar sobre esta parte de mi persona.
    <<¿Cuales son mis virtudes?
    ¿Cuales son mis defectos?>>

    Simplemente se que como persona soy alguien, pero ese "alguien" no se lo que es :3 es algo confuso, y es comprensible puesto que tengo muchas confusiones sobre lo que quiero ser realmente, o si ya lo soy, ¿que soy? <>

    Pero si de algo estoy segura y es porque muchas personas me lo han recalcado es que tengo facilidad de expresión y se supone que esto debe ser algún tipo de "virtud".

    ResponderEliminar

Vuestra opinión es valiosa. Compartidla.